lunes, 16 de mayo de 2011

¿Qué son las relaciones públicas?

El ejercicio de las Relaciones Públicas es una disciplina de gestión. Es preciso enfatizar la palabra “ejercicio” porque trata de la actividad profesional en contraposición a las relaciones generales que existen de forma natural entre los individuos y las organizaciones, sin ayuda ni tampoco impedimento alguno. Por parte de los profesionales de las Relaciones  Públicas.
Las Relaciones Públicas como su nombre lo indica, tratan del modo en que la conducta y las actitudes de los individuos, organizaciones y gobiernos inciden uno sobre otros. Los intentos de persuadir y moldear la opinión pública son tan antiguos como la misma sociedad organizada, pero su posición cambió con la llegada de la democracia. Cuando los ciudadanos adquirieron el derecho al voto y, por lo tanto, les fue posible elegir a los gobiernos, la importancia de la opinión pública aumentó de manera espectacular.
La esencia de las Relaciones Públicas es la misma tanto si se usan en el campo de la política, como en el de los negocios, el comercio, las relaciones comunitarias, la beneficiaria, la recogida de fondos, o en otras muchas situaciones distintas que tienen, cada una de ellas sus necesidades específicas. Los métodos utilizados en cada una de esas circunstancias variarán considerablemente.
La filosofía básica del ejercicio de  las Relaciones Públicas es muy sencilla. La hipótesis es que es mucho más fácil tener éxito en alcanzar unos objetivos concretos, con el apoyo y comprensión del público que contando solo con la oposición o indiferencia públicas. Las Relaciones Publicas pueden resumirse con algunas palabras clave como por ejemplo: Reputación, Percepción, Credibilidad, Confianza, Armonía y la búsqueda de la comprensión mutua, basada en la verdad y una información total. No es una definición concreta, pero sirve para identificar los objetivos.
Las Relaciones Publicas no se circunscriben al campo de los negocios o del comercio sino que son igualmente importantes en el gobierno y la política. 

 
Toda actividad de relaciones públicas tiene como finalidad principal la gestión de la imagen institucional, mediante el desempeño de las siguientes funciones:
Gestión de las comunicaciones internas: es de suma importancia conocer a los recursos humanos de la institución y que éstos a su vez conozcan las políticas institucionales, ya que no se puede comunicar aquello que se desconoce.
Gestión de las comunicaciones externas: toda institución debe darse a conocer a sí misma y a su accionariado. Esto se logra a través de la vinculación con otras instituciones, tanto industriales como financieras, gubernamentales y medios de comunicación.
Funciones humanísticas: resulta fundamental que la información que se transmita sea siempre veraz, ya que la confianza del público es la que permite el crecimiento institucional.
Análisis y comprensión de la opinión pública: Edward Bernays, considerado el padre de las relaciones públicas, afirmaba que es necesario manipular a la opinión pública para ordenar el caos en que está inmersa. Es esencial comprender a la opinión pública para poder luego actuar sobre ella.
Trabajo conjunto con otras disciplinas y áreas: el trabajo de todas relaciones públicas debe tener una sólida base humanista con formación en psicología, sociología y relaciones humanas. Se trabaja con personas y por ende es necesario comprenderlas.



 
Relaciones públicas industriales: se refieren al vínculo que se establece entre la parte administrativa de una empresa y los trabajadores. Muchas veces la relación se entabla entre los directivos y el sindicato (en representación de los trabajadores).
 Se trata de un conjunto de normas, procedimientos y recomendaciones que se desarrollan con el objetivo de alcanzar la eficiencia y cumplir con los objetivos de la empresa.
Las relaciones públicas industriales surgen de la creencia de que la principal ventaja competitiva de una empresa es su gente, es decir, las personas que trabajan en ella. Por lo tanto, para el éxito de los negocios de la empresa, es imprescindible que sus directivos y empleados trabajen en armonía en pos de los objetivos empresariales.

Relaciones públicas comerciales: son aquellas en donde se lleva a cabo algún tipo de relación comercial entre dos o más partes.



 
 
Las Tecnologías de la Información y las Comunicación (TIC) son incuestionables y están ahí, forman parte de la cultura tecnológica que nos rodea y con la que debemos convivir. Amplían nuestras capacidades físicas y mentales. Y las posibilidades de desarrollo social.
Incluimos en el concepto TIC no solamente la informática y sus tecnologías asociadas, telemática y multimedia, sino también los medios de comunicación de todo tipo: los medios de comunicación social ("Mass media") y los medios de comunicación interpersonales tradicionales con soporte tecnológico como el teléfono, fax et al


 
Cambiantes, siguiendo el ritmo de los continuos avances científicos y en un marco de globalización económica y cultural, contribuyen a la rápida obsolescencia de los conocimientos y a la emergencia de nuevos valores, provocando continuas transformaciones en nuestras estructuras económicas, sociales y culturales, e incidiendo en casi todos los aspectos de nuestra vida: el acceso al mercado de trabajo, la sanidad, la gestión burocrática, la gestión económica, el diseño industrial y artístico, el ocio, la comunicación, la información, la manera de percibir la realidad y de pensar, la organización de las empresas e instituciones, sus métodos y actividades, la forma de comunicación interpersonal, la calidad de vida, la educación... Su gran impacto en todos los ámbitos de nuestra vida hace cada vez más difícil que podamos actuar eficientemente prescindiendo de ellas.

Sus principales aportaciones a las actividades humanas se concretan en una serie de funciones que nos facilitan la realización de nuestros trabajos porque, sean éstos los que sean, siempre requieren una cierta información para realizarlo, un determinado proceso de datos y a menudo también la comunicación con otras personas; y esto es precisamente lo que nos ofrecen las TIC.


Fácil acceso a todo tipo de información, sobre cualquier tema y en cualquier formato (textual, icónico, sonoro), especialmente a través de la televisión e Internet pero también mediante el acceso a las numerosas colecciones de discos en soporte CD-ROM y DVD: sobre turismo, temas legales, datos económicos,   enciclopedias generales y temáticas de todo tipo, películas y vídeos digitales (se están digitalizando en soporte DVD toda la producción audiovisual), bases de datos fotográficas...
La información es la materia prima que necesitamos para crear conocimientos con los que afrontar las problemáticas que se nos van presentando cada día en el trabajo, en el ámbito doméstico, al reflexionar
 Instrumentos para todo tipo de proceso de datos. Los sistemas informáticos, integrados por ordenadores, periféricos y programas, nos permiten realizar cualquier tipo de proceso de datos de manera rápida y fiable: escritura y copia de textos, cálculos, creación de bases de datos, tratamiento de imágenes... Para ello disponemos de programas especializados: procesadores de textos, editores gráficos, hojas de cálculo, gestores de bases de datos, editores de presentaciones multimedia y de páginas web, que nos ayudan especialmente a expresarnos y desarrollar nuestra creatividad, realizar cálculos y organizar la información
 Canales de comunicación inmediata, sincrónica y asíncrona, para difundir información y contactar con cualquier persona o institución del mundo mediante la edición y difusión de información en formato web, el correo electrónico, los servicios de mensajería inmediata, los fórums telemáticos, las videoconferencias, los blogs y las wiki...

CIRCUNSTANCIAS QUE LIMITAN LA EXPANSIÓN DE LAS TIC
Las TIC, fruto del desarrollo científico, influyen a su vez en su evolución, contribuyendo al desarrollo socioeconómico y modificando el sistema de valores vigente. Aunque, como dice Sáez Vacas (1995), "la tecnología cambia rápidamente hasta la forma como vivimos, pero en cambio nuestras propias concepciones del mundo se modifican con pereza".
Por otra parte, aún queda camino por recorrer hasta que las TIC constituyan un instrumento "convivencial" en el sentido que lo enuncia Ivan Illich: instrumento que se puede manipular sin dificultad, no constituye el monopolio de una única clase de profesionales, respeta la autonomía personal y no degrada el entorno físico (p.e. el teléfono)
La expansión de las TIC en todos los ámbitos y estratos de nuestra sociedad se ha producido a gran velocidad, y es un proceso que continua ya que van apareciendo sin cesar nuevos elementos tecnológicos. La progresiva disminución de los costes de la mayoría de los productos tecnológicos, fruto del incremento de los volúmenes de producción y de la optimización de los procesos fabriles, se deja sentir en los  precios y nos permite disponer de más prestaciones por el mismo dinero, facilitando la introducción de estas potentes tecnologías en todas las actividades humanas y en todos los ámbitos socioeconómicos.




Artículo: “Las Tics”
http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n58/jxifra.html

Introducción
Este artículo parte del estudio sobre el discurso museológico virtual llevado a cabo por Laura Solanilla (2002) para derivarlo hacia el análisis del rol de la interactividad en la construcción de relaciones y en cómo las relaciones públicas pueden desempeñar una función primordial en la creación de conocimiento.
Solanilla (2002) investigó los recursos interactivos de de diferentes exposiciones en línea, cuyos resultados exponemos más adelante, bajo el horizonte del nuevo paradigma generado por la irrupción de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en nuestra sociedad. Lo interesante del planteamiento es que ofrece una perspectiva relacional de las TIC, que permiten una nueva manera de relacionar los museos y su público, el real y el potencial, obligando a replantear su oferta expositiva y abriendo la posibilidad de ofrecer un producto y unos servicios complementarios a los que el museo ofrece en su sede física.
En este nuevo paradigma, uno de los aspectos más innovadores que las TIC proponen en el ámbito de los nuevos discursos museológicos en línea es la posibilidad del usuario de interactuar con los contenidos expositivos. Las TIC ofrecen la posibilidad de una presencia y una participación continuada del usuario y desdibujan los roles tradicionales entre el museo, emisor de contenidos, y el visitante, receptor pasivo de estos contenidos. Internet ofrece la posibilidad de construir y mantener unas verdaderas relaciones dialógicas entre el museo y el público visitante.
Ahora bien, como afirma Solanilla (2002), debemos matizar esta capacidad teórica de interactuar con los contenidos del web. No todo el mundo habla de lo mismo cuando habla de interactividad y se colocan en el mismo saco acciones y recursos muy distintos con finalidades muy diferentes.
Este artículo pretende hacer una aproximación a las diversas tipologías de interactividad que están presentes en la actualidad en algunos webs de museos y analizar sus potencialidades y finalidades en el ámbito de la gestión de relaciones (relationships management) como función primaria de las relaciones públicas.
Interactividad y establecimiento de relaciones
La interactividad juega un papel crucial en Internet, distinguiendo este medio de los medios tradicionales. En consecuencia, la interactividad intrínseca de los medios virtuales puede reforzar la relación mutua y la colaboración entre el emisor (la organización) i el receptor (el público) del mensaje (Jo y Kim, 2003: 202).
Las relaciones públicas son un fenómeno complejo, que va más allá de una relación lineal de emisor-receptor. Grunig (1992) demostró que las relaciones públicas excelentes son aquellas cuya comunicación es bidireccional. Asimismo, el feedback y el activismo del público son elementos significativos en las relaciones públicas, cuya presencia es mayor cada día en sus procesos comunicativos. Botan y Hazleton (2006) sostienen que la teoría de las relaciones públicas simétricas y excelentes sigue siendo el terreno con más investigación desde una perspectiva cocreacional. Esta perspectiva analiza los públicos como cocreadores de mensajes, lo que posibilita aceptar compartir significados, interpretaciones y objetivos. Se trata de un enfoque a largo plazo centrado en las relaciones entre públicos y organizaciones.
Por su parte, Kent y Taylor (1998) analizaron el establecimiento de relaciones dialógicas a través de la Red y propusieron cinco principios básicos para el diseño de sitios web dialógicos: 1) creación de un enlace dialógico que permita a los públicos dirigirse a la organización; 2) garantía de que toda la información del sitio web sea de utilidad para todos los públicos; 3) generación de nuevas visitas; 4) facilidad de la interfaz, y 5) preservación de los visitantes. Estos principios están muy vinculados con la interactividad.
De acuerdo con Vidal (1998) y Solanilla (2002), se pueden establecer tres formas de interactividad. En primer lugar, se debería considerar si la relación se establece con un dispositivo mecánico programado o con otro ser humano. En segundo lugar, podría considerarse un criterio cuantitativo en función del grado de incidencia que se establece. Y, finalmente, también sería preciso considerar si el resultado de la interacción queda circunscrito a un ámbito privado o, por el contrario, alcanza una dimensión pública
Según el primer criterio, podemos distinguir el concepto de interactividad del de interacción. En el primer caso, nos referiríamos a una actividad de diálogo entre una persona y una máquina por medio de un dispositivo técnico. En el segundo, el concepto se referiría a la acción recíproca que se puede establecer entre un emisor y un receptor y que puede desembocar en un intercambio de papeles (Solanilla, 2002). Si aceptamos este criterio, podemos establecer una división cualitativa de los recursos en función de si el usuario actúa hacia una máquina siguiendo una pauta preprogramada o interactúa realmente con otras personas, tanto si son las responsables/emisoras del web como otros usuarios.
Cuantitativamente y con relación al nivel de potencial de interactividad, también se pueden establecer diversos niveles de intervención del usuario respecto al web. Un primer nivel ofrecería mecanismos de contacto entre el usuario y el responsable del web. Un segundo nivel permitiría al usuario participar en alguna actividad propuesta por los emisores, siguiendo unas pautas marcadas previamente. El tercer nivel permitiría al usuario generar contenidos de una forma controlada para los responsables del web, mientras que un cuarto nivel permitiría al usuario convertirse en coautor de los contenidos del web y modificar libremente la información inicial ofrecida
Finalmente y según el tercer criterio, hay que distinguir entre los recursos interactivos que tienen una proyección pública y los que se mantienen dentro de un ámbito privado. Es decir, en el primer caso se incluirían las acciones del usuario cuyos resultados son consultables para todo el mundo que visite el web, mientras que en el segundo caso el resultado de sus acciones quedaría circunscrito a él y a los responsables del sitio web.
La interactividad en las exposiciones museísticas en línea
Las exposiciones son la acción fundamental de difusión de cualquier museo y la aparición de las TIC dentro del mundo del patrimonio ha permitido una nueva dimensión narrativa y comunicativa y, en consecuencia, una nueva manera de generar el discurso expositivo, lleno de posibilidades y abierto a la experimentación (Solanilla, 2002). Uno de los puntos más relevantes de este nuevo discurso en relación con las exposiciones museísticas en línea es la introducción del concepto de interactividad en la génesis expositiva. Tradicionalmente, las exposiciones eran discursos cerrados y estáticos, conceptualizados y generados por el propio museo, donde el visitante tomaba un papel contemplativo pasivo. Desde mediados de los ochenta se ha producido un movimiento de replanteamiento del concepto de museo y del discurso unidireccional que emitía. Esta crítica y la voluntad de primar la dimensión comunicativa y relacional del museo favorecieron la introducción de los primeros multimedia dentro de las propias salas del museo, como complemento al discurso expositivo lineal propuesto en la exposición. Pero los últimos años han supuesto una revolución en los planteamientos conceptuales, favorecida por la expansión de las TIC.
Pensar el museo en términos de las TIC significa desdibujar los roles tradicionales que hasta el momento estaban asignados a cada uno de los actores. En la actualidad existen experiencias en línea en las que el público visitante se convierte en constructor de conocimiento, contribuyendo de forma sustancial a la construcción del discurso expositivo generado por la institución. Algunos de estos recursos actúan sobre el ámbito privado del usuario y contribuyen a la construcción de conocimiento individual, mientras que otros tienen una dimensión pública que puede llegar a generar conocimiento colectivo.
En el ámbito privado, el recurso más básico de interactividad, presente en la totalidad de los webs analizados por Solanilla (2002), es la existencia de un correo electrónico de contacto con el autor o institución responsable del web. Este recurso, sobradamente utilizado y conocido por todo el mundo, permite una hot line con el organismo responsable y favorece un canal de comunicación asequible para cualquier usuario para hacer llegar sus quejas, demandas y sugerencias. Si la institución responsable se hace eco de ello, puede establecerse una comunicación interpersonal entre el usuario y la organización. No obstante, el correo electrónico permite una interactividad muy simple (receptor/emisor) sometida a la voluntad de las partes para garantizar el flujo comunicativo.
Un segundo nivel de interactividad vendría representado por los juegos o las actividades en línea en los que el usuario sigue unas reglas de funcionamiento previamente pautadas por los organizadores. Este tipo de actividades es bastante popular y se relaciona generalmente con las finalidades educativas y didácticas de la exposición.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada